Correr con un perro: Las mejores y peores razas de perro para salir a correr

GUÍA DEL ARTÍCULO
10 consejos para correr con un perro .
Cómo entrenar a un perro para que corra contigo.
Las mejores y peores razas de perro para correr con ellas.

Ver gente corriendo con un perro se ha hecho cada vez más común en los últimos años.

La tenencia se ha disparado y la gente busca cada vez más formas de hacer ejercicio con su mascota.

Pero antes de salir a correr o a los senderos, es mejor que compruebes que tu perro es realmente apto para correr.

También querrás comprobar que dispone del equipo adecuado para correr.

Esto incluye la correa y el arnés adecuados para tu perro.

10 consejos para correr con un perro

Volver arriba

#nº 1 Comprueba que tu perro es apto para correr

Antes de planear una carrera con tu perro, tendrás que comprobar que tu perro es realmente apto para correr.

No todas las razas de perro son iguales en lo que se refiere a la forma física canina.

Algunas razas son más aptas para distancias cortas de sprint, mientras que otras DESTACAN en distancias más largas, y algunas no son aptas para correr en absoluto.

Razas como el border collie, el dálmata y el husky siberiano son excelentes para las distancias largas.

Razas como los Pugs, los Bull Dogs ingleses y los Bull Dogs franceses no son adecuadas para correr.

Al final de esta guía encontrarás una lista de las mejores y peores razas de perro para salir a correr.

#2 Comprueba la edad y la salud de tu perro

La edad y la salud de tu perro te indicarán si puedes o no correr con él.

Si tu perro es todavía un cachorro, por ejemplo, no es aconsejable correr con él hasta que sus huesos estén completamente formados.

Según el American Kennel Club, correr no suele ser seguro para los cachorros, pues sus huesos aún están creciendo.

Su consejo es esperar a que el perro tenga un año y medio antes de correr con él. Esto se aplica a la mayoría de las razas de perros.

Del mismo modo, si tu perro tiene problemas de salud, como problemas articulares debidos a la edad, es mejor que no corras con él y lo lleves a dar un paseo tranquilo.

En caso de duda, consulta primero a tu veterinario antes de llevarlo a correr.

#3 Entrena primero a tu perro para que camine con correa

Antes de plantearte salir a correr con tu perro, asegúrate de que lo has adiestrado para caminar con correa.

Conseguir que tu perro aprenda órdenes sencillas de "caminar hasta el talón" te ayudará mucho a controlar y dirigir a tu perro cuando salgas a pasear o a correr.

Otra parte importante del adiestramiento es enseñar a tu perro a venir cuando se le llama, lo que se conoce como "retirada".

Esto ayuda a mantener a tu perro seguro.

También te permitirá disfrutar de la opción de pasear "sin correa" donde sea seguro y esté permitido.

#4 Encuentra una ruta adecuada

Si estás acostumbrado a correr solo sin perro, conviene que planifiques la ruta con antelación.

Deberás comprobar que realmente puedes correr con un perro por la ruta elegida.

Muchas zonas del centro de la ciudad tienen parques y rutas aptas para perros, siempre que los lleves atados.

Si quieres correr con un perro sin correa, quizá tengas que buscar una ruta en el campo, lejos del ajetreo de la ciudad.

También deberás tener en cuenta el terreno para tu perro.

Algunas razas de perro se adaptan bien a los obstáculos y a los terrenos accidentados, mientras que otras se adaptan mejor a las superficies llanas y a los campos abiertos.

#5 Tómatelo con calma

Al igual que los humanos, los perros necesitan desarrollar su velocidad y resistencia poco a poco.

Si tu perro y tú nunca habéis corrido juntos, es recomendable que empecéis poco a poco y vayáis aumentando con el tiempo.

Empieza añadiendo tramos de carrera durante los paseos normales y luego aumenta gradualmente la cantidad de carrera en los siguientes paseos.

La idea es que, al cabo de unas semanas, tu perro se acostumbre poco a poco a correr a una velocidad que le resulte cómoda.

Lo sensato correr a una velocidad que sea cómoda para tu perro. Si estas pensando en batir algun record personal en tu carrera o entrenamiento, entonces es mejor que dejes a tu perro en casa.

#6 Espera descansos regulares para olisquear

A los perros les encanta olfatear e investigar lo que les rodea, así que haz pausas regulares para "olfatear" mientras corres.

El sentido del olfato de un perro es entre 10.000 y 100.000 veces más agudo que el de un ser humano.

Por cada receptor olfativo que tiene un ser humano, un perro tiene unos 50, así que imagina todos los olores y aromas con los que tu perro se topa habitualmente durante un paseo o una carrera.

Según la revista Applied Animal Behaviour Science, el trabajo con la nariz aumenta el optimismo del perro.

También les permite expresar un comportamiento natural y ser más autónomos, todo lo cual contribuye positivamente al bienestar del perro.

Así que la próxima vez que salgas a correr con tu perro, dale tiempo para que olisquee libremente su entorno.

#7 Consigue la correa para perros adecuada

Hay correas para perros de distintos estilos, longitudes y materiales.

Es importante que pienses cómo piensas correr con tu perro y qué prefiere y le resulta cómodo.

La comodidad, la durabilidad y la estabilidad son fundamentales cuando se trata de correr con tu perro utilizando una correa.

He aquí los principales tipos de correa para perros:

  • Correa estándar: es el tipo de correa más común que se utiliza para los paseos cotidianos y el adiestramiento básico.
  • Correa retráctil - te permite variar la longitud de la correa, mejor para la libertad de movimiento.
  • Correa ajustable: proporciona un equilibrio entre la correa estándar y la retráctil.
  • Correa con cadena: una variante de la correa estándar, útil para perros que mastican o destrozan la correa.
  • Correa con arnés: proporciona más comodidad al perro y más control al propietario.
  • Correa elástica - buena elasticidad y ayuda a absorber los golpes cuando corres con un perro.

A la hora de correr con tu perro, deberás encontrar una combinación que se adapte a ti y a tu compañero canino.

Según Trail & Kale, correr con un arnés específico para perros o con una correa atada al collar de tu perro depende de tus preferencias personales y de tu perro en particular.

Por ejemplo, algunos perros tienen tendencia a tirar cuando están sujetos a su adiestrador mediante un arnés en lugar de un collar.

En estas situaciones, puede ser mejor que utilices una correa para correr atada al collar de tu perro, lo que, con suerte, le disuadirá de tirar con demasiada intensidad.

He aquí las combinaciones de arnés y correa recomendadas para cada tipo de carrera:

  • Para senderos más transitados y carreras por carretera en zonas urbanizadas, puedes preferir una correa sin elasticidad, ya que tendrás más control sobre tu perro cuando corra cerca del tráfico, de peatones y de otros corredores.
  • Para senderos menos transitados por terrenos irregulares y obstáculos, lo mejor es un arnés para perros con correa elástica, ya que este tipo de combinación de correas absorbe mejor los golpes y te permite girar y doblar con más facilidad.
  • Si tienes más confianza a la hora de controlar a tu perro, y éste no tira excesivamente, una correa de manos libres unida a un arnés puede ser una buena opción para ti, sobre todo si piensas correr por superficies llanas y uniformes.

#8 Tómatelo con calma

Aunque te enorgullezcas de poder correr en todo tipo de condiciones meteorológicas, desde lluvia y nieve hasta calor seco y caluroso, tu perro sencillamente no querrá correr con este tiempo.

Los perros no soportan el calor y la humedad tan bien como los humanos, así que ten en cuenta las condiciones meteorológicas cuando planifiques tu carrera.

Cuando corras en condiciones meteorológicas normales, deja que tu perro se tome descansos para "olisquear".

También puedes incluir intervalos  de paseo en tu carrera para no forzar demasiado a tu perro.

Al fin y al cabo, correr con tu perro debe ser agradable para ti y para él.

Si en algún momento el lenguaje corporal de tu perro te dice lo contrario (por ejemplo, jadeo excesivo, rezagamiento), tómalo como una señal de que tienes que ir más despacio o parar del todo.

#9 Recompensa a tu perro

El adiestramiento basado en recompensas es una de las mejores formas de adiestramiento para tu perro.

Te ayuda a crear un vínculo positivo con tu perro.

Este tipo de adiestramiento fomenta el comportamiento bueno y "deseado" recompensando al perro cuando hace algo bien, y suele empezar cuando tu perro es un cachorro.

Una recompensa puede ser cualquier cosa, desde una golosina hasta un elogio verbal, dependiendo de lo que más le guste a tu perro.

Así que la próxima vez que salgas a pasear o a correr con tu perro, recompensa los comportamientos positivos e ignora los "malos" comportamientos no deseados.

Con el tiempo, este refuerzo positivo ayudará a tu perro a saber comportarse correctamente.

#10 Sé considerado

No hay nada peor que pisar un montón de caca de perro en tu recorrido.

Da buen ejemplo limpiando siempre los excrementos de tu perro.

Lleva varias bolsas para perros cada vez que salgas a correr con él.

Así estarás preparado por si tu perro tiene que hacer caca mientras corres.

Las bolsas biodegradables para perros son una opción más respetuosa con el medio ambiente que las bolsas de plástico normales.

Cómo entrenar a un perro para que corra contigo

Volver arriba

Cuando se trata de correr con un perro, hay tres técnicas de adiestramiento que puedes probar.

Estas técnicas, cuando se realizan correctamente, conseguirán que tu perro pase de caminar a correr distancias más largas.

Son las siguientes

#nº 1 Andar sin correa

Según el American Kennel Club, debes dominar los paseos sin correa antes de empezar a adiestrarlo para que corra a tu lado.

Esto se debe a que un perro que tira de la correa se considera peligroso tanto para ti como para él cuando corre a gran velocidad.

Lo mejor es acostumbrarlo primero a caminar sin tirar.

Empieza por pasear a tu perro por tu lado izquierdo o derecho.

Asegúrate de que la correa cuelga en forma de J para que tu perro adquiera el hábito de permanecer cerca de ti.

Empieza a adiestrarlo a un ritmo de paseo y ten en cuenta las recompensas.

Utiliza golosinas y elogios si tu perro mantiene la correa suelta: éste es el tipo de buen comportamiento que quieres reforzar.

Y dale siempre golosinas en la posición que quieras reforzar.

Por ejemplo, si quieres que esté a tu lado izquierdo, ofrécele golosinas sólo en la pierna izquierda.

El AKC añade: "Mantener a tu perro a un lado tuyo será esencial cuando empecéis a correr juntos.

Si corre delante de ti o se mueve de un lado a otro, puede tropezar o enredar tus piernas en la correa".

Una vez que domines los paseos con correa suelta, puedes plantearte correr con una correa para perros de manos libres.

#2 Señales de velocidad

Una vez que tu perro camine a tu lado, puedes utilizar señales de velocidad.

Las señales de velocidad indican a tu perro cuándo ha llegado el momento de acelerar el ritmo o simplemente de seguir caminando.

Utiliza señales como "vamos" o "muévete" para indicar a tu perro cuándo debe acelerar y señales como "whoa" para frenar.

Cuando enseñes señales de velocidad al correr con un perro, lo mejor es mezclar breves ráfagas de carrera con tu ritmo normal de paseo.

Da la señal justo antes de aumentar o reducir la velocidad, y recompensa a tu perro cuando se apresure a alcanzarte o a reducir la velocidad.

#3 Intervalos progresivos

Una vez que tu perro haya dominado el caminar a tu lado y sepa cuándo acelerar y reducir la velocidad, es hora de trabajar su resistencia mediante intervalos progresivos.

Un intervalo es un periodo de carrera entremezclado con un paseo.

La idea es que cuando salgas a pasear, añadas un pequeño tramo de carrera, y luego, en cada paseo posterior, hagas estos tramos más largos para ayudar a desarrollar la resistencia de tu perro.

La clave está en aumentar gradualmente el tiempo dedicado a correr y disminuir el tiempo dedicado a caminar.

Tras varias semanas de este tipo de entrenamiento, es de esperar que tu perro se sienta más cómodo corriendo distancias más largas.

Las mejores y peores razas de perro para correr con ellas

Volver arriba

No todas las razas de perro son iguales en lo que respecta a la forma física canina.

Aquí tienes un desglose de las mejores y peores razas de perro para salir a correr.

Razas de perro inadecuadas para correr

Las razas de perros de nariz corta (braquicéfalos), como los dogos y los bulldogs, no son adecuadas para correr.

Según el Colegio Americano de Veterinarios, braquicéfalo significa "cabeza corta".

Estas razas de perros han sido criadas para tener hocicos y narices cortos.

Por ello, la garganta y las vías respiratorias de estos perros suelen ser demasiado pequeñas o aplanadas.

Esto, a su vez, dificulta que el perro respire correctamente, lo que provoca dificultades respiratorias.

Algunos ejemplos comunes de razas de perros braquicéfalos son:

  • Bulldog Inglés
  • Bulldog francés
  • Pug
  • Pekinés
  • Boston Terrier
  • Shih Tzu
  • Lhasa Apso
  • Grifón de Bruselas
  • Affinpinscher
  • Cavalier King Charles Spaniel

Razas de perro adecuadas para distancias cortas de sprint

Las razas de perro como los galgos, los salukis, los lebreles afganos, los whippets y los galgos italianos son velocistas, pero rinden mejor en distancias cortas.

Así que si quieres correr largas distancias, es mejor que mantengas estas razas de perro en casa.

Los galgos son ampliamente aceptados como la raza de perro más rápida y son capaces de alcanzar velocidades de hasta 60 km por hora.

Las razas de perro como el galgo y el lebrel afgano también tienen un fuerte instinto de presa.

Esto significa que tienden a perseguir a animales pequeños, lo que en algunos casos puede causarles heridas o incluso la muerte.

Así que conviene tener esto en cuenta antes de decidirte a salir a correr con este tipo de raza de perro.

Razas de perro adecuadas para correr largas distancias

El border collie, el dálmata, el husky siberiano, el pastor alemán, el rhodesian ridgeback, el jack russell y el golden retriever son fantásticos compañeros para correr.

Estas razas de perros destacan por su velocidad y resistencia, y pueden mantener el ritmo en una carrera gracias a la forma en que han sido criados.

Muchas de estas razas se criaron originalmente para realizar determinadas tareas y actividades.

Desde cazar leones en África (Rhodesian Ridgebacks) y pastorear ovejas (Border Collies) hasta correr delante de los carros de bomberos (Dálmatas) o tirar de trineos (Huskies siberianos).

Incluso el pequeño pero poderoso Jack Russell puede correr largas distancias.

Éstas son algunas de las mejores razas de perros para correr largas distancias:

  • Border Collie
  • Dálmata
  • Husky siberiano
  • Pastor alemán
  • Rhodesian Ridgeback
  • Weimaraner
  • Jack Russell Terrier
  • Golden Retriever
  • Caniche
  • Labrador Retriever
  • Setter Inglés
  • Airedale Terrier

POST RELACIONADOS

También podría interesarte...

Los Propósitos de Año Nuevo y los Beneficios de apuntarse a un Gimnasio para Mejorar tu Entrenamiento de Running
Leer más
Consejos para la primera media maratón
Leer más
¿Qué es una carrera de tempo? 5 entrenamientos de carrera rápida para mejorar la resistencia y la velocidad
Leer más
¿Cómo prepararse para una maratón y/o media maratón?
Leer más
Cómo correr una media maratón en menos de 2 horas + 7 consejos de entrenamiento
Leer más
Maximiza tu Rendimiento en Carreras: La Importancia del Entrenamiento de Fuerza
Leer más